Saturday, November 28, 2009

Estatuto Misionero de ¡Vivificat!

Misión

Respondiendo a la invitación que el Beato Papa Juan Pablo Magno nos hiciese para colaborar en la Nueva Evangelización en este nuevo milenio, en este blog comentaré acerca de todo lo que concierna el conocimiento humano y del acontecer cotidiano desde una perspectiva cristiana católica personal; saturaruscaré  mi entorno con una cosmovisión cristiana mediante un testimonio vivo en palabra, pensamiento y obra, para ser así ayudante de Cristo en la tarea de vivificar al mundo y de ser sal de la tierra.

Visión

Quiero que Vivificat se convierta en uno de los blogs más reconocidos en la blogosfera católica y un recurso mandatorio para internautas interesados en materias religiosas o filosóficas, atraídos a Vivificat por su fachada atractiva, facilidad de navegación y contenido sólido.

Justificación Canónica

Frecuentemente durante el curso de esta publicación, me encuentro con situaciones que me mueven a hablar acerca del bien de la Iglesia local y universal. Quiero aclarar toda confusión que pueda surgir respecto a mi status para hacer saber mis deseos a nuestros pastores en materias relativas al bienestar de la Iglesia, deseo afirmar que mi derecho de ejercer mi palabra se basa en el Canon 212, ss3, del Código de Derecho Canónico:
212 § 1. Los fieles, conscientes de su propia responsabilidad, están obligados a seguir, por obediencia cristiana, todo aquello que los Pastores sagrados, en cuanto representantes de Cristo, declaran como maestros de la fe o establecen como rectores de la Iglesia.  § 2. Los fieles tienen derecho a manifestar a los Pastores de la Iglesia sus necesidades, principalmente las espirituales, y sus deseos.  § 3. Tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los Pastores sagrados su opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia y de manifestar a los demás fieles, salvando siempre la integridad de la fe y de las costumbres, la reverencia hacia los Pastores y habida cuenta de la utilidad común y de la dignidad de las personas.
Como bitacorista católico, me propongo a ejercer este derecho sin intención de abdicarlo, junto con sus responsabilidades acompañantes, ejerciéndolo de acuerdo a las luces que el Espíritu Santo me conceda.

0 Comments: